Respuesta del movimiento internacional del trabajo a la lucha contra el sida

Por Eduardo Vidal (*).-  El pasado 17 de junio, la Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), adoptó el texto de la Recomendación sobre el VIH y el sida y el mundo del trabajo (Nº 200), primer instrumento de carácter internacional que reconoce la importante relación del sector trabajador respecto a la lucha contra la pandemia del sida.

 La OIT adopta, dentro de sus atribuciones, textos de Convenios y Recomendaciones. Estas últimas tienen como finalidad el establecer un estándar o piso mínimo, no obligatorio, para los países que la integran, en relación a una temática laboral. Ello, siempre con miras a la adopción próxima de normas obligatorias para todos los miembros de la OIT, a la brevedad posible.

Esta Recomendación insta a los países a abordar la problemática del sida como una cuestión que afecta al trabajo, y que la respuesta al VIH y el sida contribuye a la realización de los derechos humanos y las libertades fundamentales y la igualdad de género para todos, incluidos los trabajadores, sus familias y las personas a su cargo.

Para ello, se reconoce que no debe existir ninguna discriminación contra los trabajadores, en particular contra las personas que buscan empleo y los solicitantes de empleo, por su estado serológico, real o supuesto, respecto del VIH o por su pertenencia a regiones del mundo o a grupos de la población supuestamente expuestos a un mayor riesgo de infección por el VIH o más vulnerables a ella.

Lo anterior, además de establecerse adecuadas políticas de prevención, inclusive la disponibilidad garantizada de los medios necesarios, en particular preservativos masculinos y femeninos y, si procede, información sobre su utilización correcta, además de medidas eficaces para reducir los comportamientos de alto riesgo.

Tales políticas deberían formar parte de las políticas y programas nacionales de desarrollo, incluidos los relacionados con el trabajo.

Esta recomendación constituye el acuerdo alcanzado por las delegaciones de trabajadores, empleadores y representantes de los gobiernos en la Conferencia de la OIT, que expande y desarrolla uno de los ámbitos más sensibles de la erradicación de toda discriminación, como es la discriminación a causa del sida. Es necesario considerar el destructivo efecto que tiene esta enfermedad, que se ha expandido con mayor velocidad entre la población femenina, y que afecta principalmente a personas que se encuentran en plena vida productiva, deteriorando la situación de su familia; ello, sin contar el injusto estigma social de esta enfermedad, antigua e incorrectamente asociada con ciertos grupos marginados.

Por lo anterior, y entre las acciones destinadas a prevenir, paliar, y en un futuro ojalá no lejano, eliminar esta enfermedad, es indispensable “ayudar al individuo a asumir el hecho de haber contraído una enfermedad mortal y auxiliarlo para que mantenga su inserción social: cambiar (…) la idea de esperar a morirse de sida por la de aprender a vivir (…)” (1).

* Ayudante Departamento Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social U. de Chile y uno de los fundadores de nuestra Escuela Sindical.

…………………..

(1) Citado de Guidi, Caterina. Exámenes preocupacionales y VIH/sida, en revista Estudios Laborales, nº 3, 2008, p. 64.

Texto de la Recomendación sobre el VIH y el sida y el mundo del trabajo, 2010 (núm.200).

Un comentario de “Respuesta del movimiento internacional del trabajo a la lucha contra el sida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please copy the string aTPIWV to the field below: