Farmacias Knop condenada por prácticas antisindicales

Nuevamente el rubro de las farmacias destaca por su mala relación con sus sindicatos. A la condena por prácticas antisindicales que en Noviembre de 2008 sufrió Farmacias Ahumada por despidos de trabajadores afiliados a sindicato (Primer Juzgado del Trabajo de Santiago, Rol Nº 810-2007), y cuando aún permanece en la retina la huelga que por 31 días sostuvieron 800 de sus trabajadores, el Segundo Juzgado de Letras del Trabajo acaba de condenar a Farmacias Knop por una serie de prácticas antisindicicales y desleales de la negociación colectiva cometidas contra el único sindicato de la empresa, desde su formación, provocando su debilitamiento y virtual destrucción.

Se trata de un completo catálogo de conductas antisindicales que abarca desde el despido (y posterior reincorporación) de dirigentes sindicales y socios, la negativa a descontar la cuota sindical de los asociadoos, la nula voluntad negociadora que mostró con el sindicato mientras que en paralelo participó -a través de personal de su confianza- en la creación de un “comité de bienestar”, con el cual pactó rápidamente beneficios, incentivando la afiliación a este grupo y la desafiliación al sindicato, facilitando incluso los medios para renunciar. 

Tal como estableció el juez del caso, el comité de bienestar se conformó después del sindicato, presentó un proyecto de contrato colectivo idéntico al de él, negoció con 2 gerentes de la empresa y tuvo una negociación colectiva exitosa a pesar que contaba tan solo 9 miembros, para luego extender sus beneficios al resto de los trabajadores. Con ello, el comité pasó de 9 a 180 socios en un lapso de 8 meses. Como contrapartida, en la misma fecha que el comité llegaba a acuerdo, el sindicato llevaba un mes de infructuosa negociación: los 3 representantes de la empresa declararon carecer de poder de decisión y rehuían las reuniones, incluso las pactadas, por lo que se vio forzado a acogerse al artículo 369 del Código del Trabajo y suscribir un contrato colectivo con iguales condiciones a las pactadas en los contratos individuales de trabajo. Más encima, la empresa condicionó la percepción de los beneficios del comité de bienestar a la renuncia de socios al sindicato, con lo cual pasó 51 a 9 socios.

IMPORTANTES SANCIONES

Aunque el daño al sindicato de Farmacias Knop ya está hecho y es difícil su reparación, el Tribunal  dispuso fuertes sanciones contra la empresa:

  1. Incorporar, en los comprobantes de pago de remuneraciones, una declaración que informe de: 
        a) El hecho de haber sido condenada por prácticas antisindicales y desleales;
        b) “El respeto que debe profesar la empresa  por la autonomía colectiva de los trabajadores  y los sindicatos y un compromiso de abstención absoluto de injerencia en desmedro de la formación y funcionamiento y representación  de estas organizaciones”
  2. Publicar dicha carta en todos los locales, con el contenido de la letra b), por el plazo de 2 años.
  3. Entregar “una cartilla en forma de díptico o tríptico  elaborada por la empresa  que informe  en términos sencillos qué es la libertad sindical, cuáles  son las normas internacionales vigentes más relevantes (Convenios 87 y 98 y 135 de OIT), con un extracto de sus contenidos.”
  4. Pagar una multa de 300 UTM: 150 por las prácticas antisindicales y 150 por las desleales de la negociación colectiva.
  5. Pagar $3.000.000 por costas personales.

PRECEDENTE

Este caso constituye un interesante precedente para la justicialización de aquellas situaciones en que las propias empresas organizan sindicatos o grupos negociadores para restar poder de negociación a organizaciones sindicales que no son afines a sus intereses. En esta oportunidad se trataba de un supuesto “Comité de Bienestar” que no obró como las demás entidades de su tipo, que carecía de personalidad jurídica incluso, y en la práctica operó como una verdadera organización sindical, negociando colectivamente. Es por ello que el  Tribunal concluyó que se trataba de “una agrupación ad hoc de trabajadores que negocian un instrumento colectivo, que no actúa como un Bienestar clásico actuando como lo que no es y no queriendo ser lo que dice ser”.

 EL PATROCINIO DE LA FACULTAD DE DERECHO

Además, nos llena de orgullo informar que esta demanda fue patrocinada por el Depto. de Enseñanza Clínica del Derecho de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, cuyo curso de Clínica Laboral asesoró también al sindicato de farmacias Knop en su proceso de negociación colectiva. Entre los asesores estuvieron miembros de nuestra Escuela Sindical.

Ver texto de la sentencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please copy the string 7mGjtp to the field below: