Importante sentencia del TC establece que tiempos de «espera» deben considerarse en la jornada de trabajo

Tribunal Constitucional chileno declaró inconstitcional norma del Código del Trabajo que excluye los tiempos de espera de la jornada de trabajo de los choferes y auxiliares de la locomoión colectiva rural. Criterio podría extrapolarse a otros ámbitos. De acuerdo al Código del Trabajo, no solo se considera jornada laboral el tiempo en que un trabajador presta efectivamente servicios sino también aquél en que se encuentra a disposición del empleador pero sin realizar las labores para las que fue contratado, por causas que no le son imputables. Es lo que en doctrina se denomina “jornada pasiva” y debe ser remunerada. Sin embargo, a muchos trabajadores se les hace cumplir “esperas”, espacios de tiempo en que no prestan servicios ni están físicamente a disposición de su empleador, por lo que no se considera dentro de su jornada de trabajo a pesar que tampoco pueden disponer libremente de él. Ello permite que la jornada diaria de trabajo sufra varias interrupciones y que en definitiva el tiempo dedicado al trabajo resulte siendo mucho mayor al contratado pues, además de las esperas, se deben trabajar las 45 horas semanales. Pero el Tribunal Constitucional chileno ha comenzado a ponerle coto a esta situación.

En sentencia del pasado 26 de Julio (Rol Nº 1852-10-INA), el TC declaró que el artículo 26 bis del Código del Trabajo, es inaplicable en juicio por ser contraria al artículo 19 Nº 16 dela Constitución -que garantiza la libertad de trabajo- en aquella parte que dispone que las “esperas” que choferes y auxiliares de locomoción colectiva rural deben cumplir entre turnos laborales, sin realizar función, no son imputables a la jornada de trabajo.  A juicio del TC, “si las esperas son decididas por el empleador y mientras duran los trabajadores no son libres para disponer de ese tiempo en la forma en que autónomamente decidan, tales lapsos, aun cuando durante su transcurso los trabajadores no realicen labor alguna, deben ser considerados tiempo de trabajo y por tanto ser remunerados”. En términos más categóricos sostuvo que si durante ellas los trabajadores “deben permanecer dispuestos a seguir las instrucciones que reciban de parte del empleador, esos lapsos deben ser considerados laborados.”

Aunque la sentencia se resolvió por voto de mayoría (6 a favor, 2 en contra), constituye un importante precedente pues las esperas entre turnos corresponden a una práctica muy extendida en el ámbito del transporte urbano y rural de pasajeros y carga, de aerolíneas, hospitales y clínicas.

Coordinación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please copy the string mfiRzY to the field below: