Autodespido de futbolistas: Dirección del Trabajo da la razón al SIFUP

A raíz del mediático caso del futbolista Fernando Menéses, quien el año pasado se autodespidió de Cruzados SADP y demandó a esta institución ante los Tribunales de Justicia (juicio que finalmente perdió y terminó volviendo a jugar por la UC), el Sindicato de Futbolistas (SIFUP) solicitó a la Dirección Nacional del Trabajo que determinara si el autodespido o despido indirecto por parte de un jugador profesional de fútbol lo deja en libertad de acción para firmar contrato con otro club. La DT le dio la razón al SIFUP y desestimó los argumentos de la ANFP.

La ANFP alegó que los jugadores no pueden quedar en libertad de acción por su sola voluntad. Para ello esgrimió tres razones: (1) la decisión unilateral del trabajador solo operaría como causal de término en el caso de cesión definitiva del jugador con indemnización por término anticipado del contrato; (2) el autodespido requiere que la causal de término previamente sea declarada justificada por los tribunales de justicia, ya que de otro modo podría ejercerse en forma abusiva con el solo fin de desligarse de un club para firmar por otro; y (3) tal vez lo más importante, la FIFA no autoriza el término  unilateral de contratos durante el transcurso de la temporada.

La Dirección del Trabajo no estuvo de acuerdo con la ANFP y por medio de Ord. Nº 4646/043 de 23 de Octubre de 2012, uno a uno echó abajo los argumentos de la entidad presidida por Sergio Jadue: (1) no existe ninguna norma en el Código del Trabajo, a propósito de deportistas profesionales, que limite o modifique la facultad de autodespido; (2) este último produce efectos desde que el trabajador manifiesta su voluntad y no desde que el tribunal acoge la demanda, ya que si la rechaza igualmente se entiende que el contrato ha terminado (aunque en este caso por “renuncia” y sin derecho a indemnizaciones); (3) en el juicio “Meneses con Cruzados” quedó asentado que el jugador tiene derecho a poner término al contrato por su propia voluntad (en ese caso, por renuncia voluntaria, al no acogerse la demanda);  (4) sujetar la libertad de acción del jugador a que el tribunal declare justificada la causal de autodespido infringiría además “los principios internacionales de rango constitucional de libertad de trabajo y libre contratación de los servicios”; y talvez lo más contundente, (5)  que el Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de la Federación Internacional de Futbolistas Asociados (FIFA) “carece de rango legal y por lo tanto de eficacia para modificar la normativa que sobre la materia se contiene en el Código del Trabajo.” Es decir, las normas de la FIFA no están por sobre las de la legislación laboral chilena.

De esta forma, el ente fiscalizador deja establecido que el jugador profesional que se autodespide puede suscribir contrato de trabajo por otro club, el cual “deberá ser registrado por la entidad superior correspondiente”, independiente que la causal de término sea acogida o rechazada. Pero también confirma que el futbolista profesional puede renunciar a su trabajo, sin condicionamientos(!).

En todo caso, si bien este dictamen destraba parte importante del problema (la posibilidad que el jugador pueda contratar libremente con un nuevo club, entrenar y recibir remuneraciones), no garantiza que el deportista pueda jugar efectivamente por el nuevo empleador: ello dependerá de lo que prescriba la normativa de la “entidad superior”. Si dicha normativa impide al club hacer jugar al deportista autodespedido o renunciado, y el club la acata, en principio el jugador no podría denunciar incumplimiento de contrato, por la imposibilidad jurídica en que se encontraba su empleador debido a la imposición de un tercero (lo curioso es que la entidad deportiva es miembro de esta entidad superior). A su vez, la DT y los tribunales del trabajo carecerían de competencia sancionadora respecto de un tercero ajeno a la relación laboral.

Cabe precisar que los alcances de este dictamen trascienden el ámbito del fútbol profesional ya que aplica a todos los deportistas profesionales y trabajadores que desempeñan actividades conexas que se rigen por el Estatuto especial incorporado al Código del Trabajo por la Ley 20.178 de 25 de Abril de 2007.

Un comentario de “Autodespido de futbolistas: Dirección del Trabajo da la razón al SIFUP

  1. Pingback: Escuela Sindical UV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please copy the string 4hb9Pf to the field below: